My fair lady



 
Tenía yo a la dulce Julie Andrews por una mujercita insulsa. Supongo que todo ello derivado de las imágenes que acudían a mi mente nada más mentarla...


Entre el inefable sombrerito y la canción en medio de un prau....en fin, sin comentarios y que conste que yo soy de las que canto Do es trato de barón cuando barro el gallinero.

Pues hete aquí que la tal señora me ha maravillado con su elegancia para devolver lo que fue siendo una patada en la santa boca.

Corrían los años 60 y al paisano en jefe de la Warner Bros le parecía una idea estupendiosa adaptar al cine una obra de teatro musical de gran éxito: My fair lady. El paisano en cuestión quería resultados en taquilla y para ello necesitaba asegurarse un plantel de estrellas así que para el papel del profesor acudió al siempre elegante y resolutivo Cary Grant (ayyyyyyyyyyyy qué hombre, qué hombre!! cómo le sienta el traje)


y para su pareja a la dulce, etérea e inolvidable Audrey Hepburn ( con la que ya había compartido cartel en Charada con éxito, totalmente recomendable)


Grant, se negó a aceptar el papel aduciendo que sólo podía interpretarlo Rex Harrison, que ya había dado vida en el teatro al profesor Higgings.

  Y el paisano de les perres, acabó cediendo aunque no le convencía un pelo el tema. Por lo que no pasó fue por el cambio de la prota femenina, estaba encerriscau en la Audrey.
Total, que con les mismes rodaron la peli y fue un exitazo. Tanto es así que fue nominada a 12 oscars y consiguió 8 ( mejor película, mejor director y mejor actor entre otros)
Audrey, pese a estar maravillosa, no fue nominada. Se rumoreó que debido a que sus canciones fueron dobladas por una cantante profesional por decisión del estudio.


Lo más curioso de toooooooooooooooooda esta historia es que quien ganó el oscar a la mejor actirz ese año no fue otra que.............tarrrrrrrrrrrrrrrrrrrrararaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaann JULIE ANDREWS!!!
por Mary Poppins.


La cual empezó su discurso dando las gracias al paisano de les perres (Jack Warner). Su rechazo para el papel de Eliza Dolittle le había reportado un oscar.

Nunca te rindas ante un "fracaso", quizás sea una puerta que se abre hacia una oportunidad aún más brillante.



 Especialmente dedicado a mi queridisima remana Beatrix, un diamante que sigue pensando que es un canto rodao.

Love and kisses, 
Fani


Comentarios

  1. Sonrisas y lagrimas, como la pelicula, pues eso me ha dado la entrada, sonrisas como todos tus post, y una lagrimilla la dedicatoria preciosa Sniff!
    Besos. Inma.

    ResponderEliminar
  2. Qué chula la historia, no la conocía y me gustan las dos películas un montón.
    Tú sabías que Pretty Woman tenía que haberla protagonizado Meg Ryan???!!
    Muac!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tenía ni idea!!! no me pega Meg y a tí?

      Eliminar
  3. No tenía ni idea, pero prefiero que las cosas quedaran como fueron. Yo, a pesar de su Óscar, no soporto a Julie Andrews. Sin embargo a Audrey, en mis tiempos de no enamorada, le habría puesto un piso. Besos guapa y muy bonita la dedicatoria.

    ResponderEliminar
  4. Que se joda, di que si.
    Y tía no me compares... Mary Popins for ever¡¡¡
    Me ha gustado a mi esta historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ay Moneypenny de mi vida, me parto cuando te dan los arrebatos de "remango" jajaja

      Eliminar
  5. Que historia mas peculiar.
    Dos peliculas muy entrañables, me gusta mas "My fair lady"
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Pili!!! y feliz cumpleaños!! me he pasado por tu blog y he visto un vestido rojo ideal!! yo soy manazas total para la costura.

      Besitos

      Eliminar
  6. Bonita historia, no tenía ni idea.. Esto da ánimo para seguir adelante y no rendirse!! Bss :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. eso es!!! never give up, no te rindas.

      Besos!!

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Mucha fan de Mary Poppins veo yo por aqui jejeje habrá que hacer un post de pelis infantiloides que nos encantan!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares