viernes, 1 de julio de 2016

Capítulo 49:Tantos años como puedas contar

Pudo ver que Gerard se detenía a la entrada del camino. Le tenía afecto, siempre estaba dispuesto a ayudar y dar una visión certera e inspirada de las situaciones más variadas.
Sin embargo, le notaba distraído en los últimos tiempos. Sus visitas a Palacio eran cada vez más frecuentes y siempre regresaba con un cierto aire de melancolía que ni el ambiente de camaradería y buen humor que reinaba en el Pabellón de los Guardianes lograba disipar. Como esa niebla pertinaz que se empeña en quedarse prendida a jirones en las montañas.
Henry intuía que esa tristeza intermitente tenía todo que ver con el amor. Y lo sabía porque él mismo sufría los mismos síntomas.
 La independiente lady Ángela, Angie, le había envuelto y se había colado por todos los poros de su piel tan concienzudamente que no había olvidado ni el más minúsculo y recóndito lugar de su cuerpo y de su mente. Se sentía invadido y pleno, y disfrutaba cada segundo de aquella invasión deliciosa. Se sentía un salvaje buscando desesperado, rogando su voz suave, respirándola con cada inhalación, deseándola, teniéndola, viviéndola.
 Ahora comprendía el significado de la marca de su pecho en toda su extensión. Angie era su líquido vital y ella controlaba la espita para dejarlo fluir. Y esa espera, esa incertidumbre le mantenía en tensión, le hacía sentirse más vivo. Le daba razones, preguntas y respuestas. Era suficiente. Eso y poder perderse entre el aroma de su pelo durante tantos años como pudiera contar, tantos que perdiera la cuenta y tuviera que volver a empezar, tantos como eternos.
Thomas iba a su lado y le miró sonriendo

-Son únicas, verdad?
-Son luz y a mi no me gusta la oscuridad, amigo mío- le respondió apoyando la mano en el hombro de Sir Thomas y dejando ver sus labios perfectos. Thomas asintió

Desde la orilla Angie vió acercarse la barca que Orzuk había enviado para recoger a la Reina e hizo ademán de adelantarse. Lady Star la detuvo con un gesto enérgico y cariñoso.

-Todo a su debido tiempo, niña

No podía dejar de pensar en lo que podría pasar, en los acontecimientos venideros, en su futuro, en Henry...siempre en Henry...


To be continued...

Rosemunde Lovelace


miércoles, 29 de junio de 2016

Capitulo 48: los fantasmas siempre regresan

El agua fría le lame los tobillos y empapa su vestido rojo, tanto que lo torna de un oscuro color sangre.
Se pasa la lengua por los labios con rapidez, tiene la boca seca.
El agua fría y la cabeza ardiendo. Es capaz de notar que Orzuk la observa con fiereza aunque también con cierta curiosidad. Su primer y único encuentro fue tan breve...pero en sus oidos retumba aun su grito desgarrado e impotente.
Nota sus ojos posados sobre su piel y levanta la barbilla desafiante.
Sabe que no está sola, sabe que debe hacerlo sola.
A sus espaldas sus fieles y valerosas damas son un torbellino de emociones encontradas, colisionando como asteroides... formando tantas estrellas como esperanzas.
La lancha enviada por el rey se desliza lenta y afanosamente, como queriendo demorar su llegada.
Fani parpadea, no puede ver con claridad cuántas personas la ocupan. Tampoco le importa, es más bien una especie de curiosidad no premeditada con la que su mente trata de que ocupe sus pensamientos en un intento de dotar de normalidad a la teatral escena.
Del cordón de seda de su cuello cuelga la alianza. Es sencilla y resulta casi imperceptible, apenas un fino hilo de oro. Idéntica a la que Gerard lleva en su dedo meñique. Idéntica a aquella con la que él juguetea cuando está nervioso, una de esas pequeñas manías que sólo llega a conocer quien invierte su tiempo en conocerte bien.
Gerard avanza a grandes zancadas, tiene prisa y piensa deprisa.

 Se detiene a la entrada del camino que desemboca en la costa.  Es angosto y está flanqueado por la incontrolable y mestiza vegetación.
Hincha los pulmones con una respiracion profunda y juguetea con la alianza de su dedo meñique mientras piensa en su padre. Se cruza un recuerdo de su niñez y le ve robusto frente a él, incontestable, le había admirado...

-Estamos todos?-casi lo pregunta al aire
-Un par de rezagados Sire, pero nos darán alcance
- Bien, ha llegado la hora. Los fantasmas han vuelto

To be continued

Rosemunde Lovelace




lunes, 27 de junio de 2016

Capitulo 47: Sed

Glophy apresuró el paso y consiguió alcanzar a Alex. Éste esbozó una media sonrisa al reconocerle.

-Vaya! Ya estamos prácticamente todos. Una bonita reunión de "amigos"
- Se puede saber qué estáis haciendo?

Alex se apartó la capucha y dejó al descubierto unos ojos azul oceánico. No resultaba complicado naufragar en ellos. Irse directa a dejarse engullir por las mareas que su mirada desencadenaba , sin atisbo de miedo ni consciencia alguna de peligro.
Allure alardeaba siempre de ser una experta y curtida marinera. De haber navegado por mares turbulentos que la habian convertido en una superviviente. Y sin embargo tenia que reconocer entre suspiros que no sabia del norte cuando se enfrentaba a sus ojos. A esas manos que parecian entregadas a una única labor, a un solo propósito vital: trazar el mapamundi de su cuerpo. A explorar sus cumbres y reposar en sus laderas, a perderse en sus valles. Puede que nada fuera eterno pero entre sus brazos lo parecia.

Lady Allure  se removió inquieta. Habian visto entrar a la Reina en el agua y esperaban su señal para seguirla. Los hombres de Orzuk parecian seguir desconcertados por su presencia pero no estaba segura de cuánto duraría la mezcla de encantamiento e incertidumbre.

-Estás bien?- le susurró lady Star con disimulo
-Perfectamente, tranquila-  le tomó la mano y se la apretó con cariño.

No sabía qué pensar, ni cómo explicar que sintiera la presencia de Alex como si estuviera justo a su lado. Juraría que hasta era capaz de percibir el calor de su cuerpo. El cordón de la capa empezaba a asfixiarla. Hizo un esfuerzo por desviar sus pensamientos pero el fibroso cuerpo de Alex se le aparecía con insistencia. Su manera de rodearla apenas rozándola, como un escultor gira en torno a su obra. Su aliento en la nuca mientras susurraba que no habia nada antes y no habría nada después de ella. Los dedos largos dibujando el contorno de sus hombros y posándose en sus labios para callar sus juguetonas protestas. Esa manera tan suya de hacerla sentirse venerada. Esas manos  de prestidigitador desnudandola con habilidad.
Le resultaba casi gracioso que en medio de aquella situación tensa, incierta, agresiva ella sólo tuviera cabida en su mente para recordar el sudor de la espalda de Alex empapando la cama, empapando su pelo. Tuvo sed del sabor salado de ese sudor.
A no tanta distancia Alex sintió la misma sed.

-Te lo explicaré pero date prisa, no podemos demorarnos- con rápido gesto volvió a cubrirse con la capa.
-Estáis locos de remate- dijo Glophy girando para seguir el ritmo vivo de su antiguo compañero de espionaje- y me encanta- una amplia sonrisa se dibujó en su pícaro rostro



To be continued

Rosemunde Lovelace

viernes, 24 de junio de 2016

Capítulo 46: Todas


Se cubrió con la camisa atropelladamente y salió con rapidez de la pequeña biblioteca que había servido improvisado dormitorio.
Abrió las fuertes puertas de madera de golpe para toparse con la cara de asombro de Sir Clive. Parecía tan desconcertado como él.

-¿Dónde está?-rugió Sir Gerard- ¿ Has visto a dónde se dirigía?

Corrió hacia el ventanal sin dar a Clive el mago la oportunidad de responder. Intentó detenerle pero no le alcanzó. Desde la parte superior sir Thomas bajaba las escaleras de dos en dos. Estaba lívido

-Se ha ido-anunció con el rostro demudado

Sir Clive se volvió hacia él y luego hacia un Gerard fuera de sí que ya se había equipado con un par de dagas, una espada y estaba preparando un farol

-Calma

Ni Gerard ni Thomas parecieron escucharle y si lo hicieron no siguieron su consejo

-¡Calma!- con una voz profunda y poderosa les hizo volverse al fin
-No lo entiendes Clive, los barcos de Orzuk ya han arribado y llegarán más! Piensa que puede ir sola a parlamentar y que la escucharán. ¡Se ha vuelto completamente loca! Van a invadirnos, destruirnos y ella quiere hablar!
-Gerard...- el primero de los Guardianes le miró desesperado- Gerard, se han ido todas
 -¿Cómo lo sabes? Contesta!

Los profundos ojos de sir Clive brillaron entre las espesas pestañas, se irguió mostrando su rotundo físico y su mandíbula cincelada a capricho. Frunció unos labios que sólo unas horas antes se fundían en los de lady Star como si nada existiera fuera de aquellos labios, como si no fuera necesario siquiera respirar, como si fuera posible alimentarse sólo de esos besos...no de besos...de ESOS BESOS. Desechó la imagen con un movimiento de cabeza, apretó los puños con rabia y alzó la mirada hacia un Gerard que parecía tan ansioso como desolado.

-Porque su fuerza reside en estar juntas- se giró hacia la puerta del Pabellón que acababa de abrirse dejando entrar el rocío de la noche y colarseles hasta los huesos- y porque ellos pueden confirmar lo que te digo.

Alex y Henry asintieron sin gestos añadidos, su seriedad era el sello que no dejaba lugar a dudas. Habian llegado al Pabellon al mismo tiempo. No hizo falta que se preguntaran la razón que les había llevado allí.

Las marcas sobre el pecho de los guardianes ardieron, ellos apretaron las mandíbulas aguantando el dolor. Y sin mediar palabra todos cogieron las capas y se cubrieron las cabezas. Era la segunda procesión que la Isla iba a ver en una misma noche.

No muy lejos de ellos otra figura también envuelta en una capa y en las sombras de su corazón seguía sus pasos con discrección. Un rubio mechón refulgió con la misma intensidad que la marca de su pecho que con tanto cuidado llevaba oculta.  El principe Ethan cumplía las órdenes de su hermano mayor aún sin que se las hubiera dado. Tenían que encontrarlas, tenían que destapar secretos.

To be continued...

Rosemunde Lovelace

miércoles, 22 de junio de 2016

Miércoles Palomitero de jornada de verano

Ando de horario de verano, lo que viene siendo que si el resto del año soy nadista ahora ni os cuento cómo está el temita.
Sin embargo voy a hacer un exceso y publicar un Miércoles Palomitero para que los disfrutemos despacito y con sabor tod@s l@s jatteñ@s. ¿Empezamos?
Un duo raro, rarito....Spock y John Lennon, a saber qué sale de esta conjunción
Y de un duo a un trio: Cary, pero de dónde me sacas esos calcetines alma de cántaro?  Y el bigotin de Marlon? y el cuadros sobre cuadros de Gregory...ésta es la típica foto que te sacan en el Cuore en la sección todos tenemos un pasado
Otra foto para el Cuore...la de Julie Andrews en "Sonrisas y lágrimas"....lo de blanca y radiante va la novia no es de aplicación en este caso....tiene un cierto parecido a la vieja el visillo o son imaginaciones mías?
Si uno quiere un autógrafo (esto se llevaba en mis tiempos...ahora no creo que nadie los pida) está claro que no hay obstáculos...que no hay papel pues se le pide a Sean Connery que te lo firme en un coco mismamente
Hasta para comer en el catering de un rodaje hay que tener glamour y se ve que la Stanwyck iba sobrada de él
Yo pasaba por aquí....Clint Eastwood guapisimo delante de la caravana de Shirley Maclaine durante el rodaje de " Dos mulas y una mujer"...Shirley...un consejo...tira esa bata
Pensativo...así aparecía Burt Lancaster en este reportaje de la revista Life
No podia faltar la animaleria en la Isla y he elegido un par de representantes: Liz Taylor en los 70 viajando con gatucu incorporado
Y Marilyn Monroe haciendo amigos en una sesión de foto. Ojo a la miradita de soslayo que nos dedica el compi...en plan....me siento pelin ridículo
Cómo llevar un montón de complementos y rayas y no parecer la chata pumarin by Gloria Swanson....divina
Mi ya clásica sección de "apuntame este vestidin para cuando baje 20 kilos y ya si puedes los complementos" hoy protagonizada por Norma Shearer
Y nuestro broche final habitual....San Paul de Jatte

Qué os ha parecido el repasin de hoy?

Love and kisses,
Fani

Correo e Instagram Real

fanittjatte@hotmail.com
Instagram:@fani_tt

Entradas populares